DO Manchuela

blogerredas 31 octubre, 2012 0

Atrás ha quedado ya esa imagen que asociaba a La Manchuela con una zona en la que se producía mucho vino pero en la que no se prestaba atención a su calidad:

“hoy día los vinos producidos en La Manchuela no tienen nada que envidiar a los vinos más prestigiosos de España” entre los que sin duda alguna se encuentran, prueba de ello son los importantes galardones, tanto nacionales como internacionales, que día a día están avalando su calidad.

Los vinos de la Denominación de Origen Manchuela son unos vinos muy singulares y con un prestigio mundial altamente reconocido. Son vinos de una cuidadosa selección en los viñedos y de una esmerada elaboración que dan como resultado los excelentes vinos de La Manchuela.

La producción de vinos jóvenes es una de las principales señas de identidad de la comarca de La Manchuela.

•    Blancos: proceden principalmente de la variedad Macabeo o Viura, dan unos vinos estables, armónicos, de color atrayente, limpios, frescos y llenos de aromas.

•    Blancos fermentados en barrica: de color amarillo, limpios y transparentes. En nariz presentan aromas limpios, de intensidad media, primarios (frutales y/o florales).

•    Rosados: se elaboran a partir de mosto flor de las variedades Bobal y Tempranillo, bien varietales o en mezcla. Presentan un “precioso color rosa pálido, brillante y con leves reflejos violáceos”. En nariz tienen un “aroma Franco, limpio e intenso, pleno de aromas frutales”.

•    Tintos: son los vinos que caracterizan a la comarca de La Manchuela. Se producen tanto vinos jóvenes como vinos de crianza. Los vinos jóvenes elaborados principalmente con las variedades de Tempranillo y Bobal.

•    Tintos fermentados en barricas: presentan un color rojo cereza con tonos granates, limpios. En nariz presenta aromas limpios, de intensidad media, de frutas rojas, aromas florales y de barrica.

•    Tintos de maceración carbónica: presentan un color rojo cereza con tonos violáceos, limpios. En nariz aromas limpios, de intensidad media-alta, de fruta.

•    Crianza: elaborados a partir de la selección de las mejores Cencibel y Cabernet Sauvignon. Son de “color rojo rubí con ligero reflejo teja, de aroma Franco y delicado, de trago cálido y carnoso con taninos amplios y fundidos, posgusto persistente y aterciopelado”.

•    Reserva: presentan un color rojo rubí con tonos tejas, limpios. En nariz presentan aromas limpios de intensidad media-alta, vainilla, tostados. En boca tanicidad alta, posgusto persistente, armónicos.

•    Gran reserva: vinos color rojo rubí con tonos tejas, limpios. En nariz presentan aromas limpios de intensidad alta, vainilla, tostados, especiados, confituras. En boca presentan intensidad alta, tanicidad alta, posgusto persistente y armónico.

Atrás ha quedado ya esa imagen que asociaba a La Manchuela con una zona en la que se producía mucho vino pero en la que no se prestaba atención a su calidad:

“hoy día los vinos producidos en La Manchuela no tienen nada que envidiar a los vinos más prestigiosos de España” entre los que sin duda alguna se encuentran, prueba de ello son los importantes galardones, tanto nacionales como internacionales, que día a día están avalando su calidad.

Los vinos de la Denominación de Origen Manchuela son unos vinos muy singulares y con un prestigio mundial altamente reconocido. Son vinos de una cuidadosa selección en los viñedos y de una esmerada elaboración que dan como resultado los excelentes vinos de La Manchuela.

 La producción de vinos jóvenes es una de las principales señas de identidad de la comarca de La Manchuela.

  • Blancos: proceden principalmente de la variedad Macabeo o Viura, dan unos vinos estables, armónicos, de color atrayente, limpios, frescos y llenos de aromas.
  • Blancos fermentados en barrica: de color amarillo, limpios y transparentes. En nariz presentan aromas limpios, de intensidad media, primarios (frutales y/o florales).
  • Rosados: se elaboran a partir de mosto flor de las variedades Bobal y Tempranillo, bien varietales o en mezcla. Presentan un “precioso color rosa pálido, brillante y con leves reflejos violáceos”. En nariz tienen un “aroma Franco, limpio e intenso, pleno de aromas frutales”.
  • Tintos: son los vinos que caracterizan a la comarca de La Manchuela. Se producen tanto vinos jóvenes como vinos de crianza. Los vinos jóvenes elaborados principalmente con las variedades de Tempranillo y Bobal.
  • Tintos fermentados en barricas: presentan un color rojo cereza con tonos granates, limpios. En nariz presenta aromas limpios, de intensidad media, de frutas rojas, aromas florales y de barrica.
  • Tintos de maceración carbónica: presentan un color rojo cereza con tonos violáceos, limpios. En nariz aromas limpios, de intensidad media-alta, de fruta.
  • Crianza: elaborados a partir de la selección de las mejores Cencibel y Cabernet Sauvignon. Son de “color rojo rubí con ligero reflejo teja, de aroma Franco y delicado, de trago cálido y carnoso con taninos amplios y fundidos, posgusto persistente y aterciopelado”.
  • Reserva: presentan un color rojo rubí con tonos tejas, limpios. En nariz presentan aromas limpios de intensidad media-alta, vainilla, tostados. En boca tanicidad alta, posgusto persistente, armónicos.



Gran reserva: vinos color rojo rubí con tonos tejas, limpios. En nariz presentan aromas limpios de intensidad alta, vainilla, tostados, especiados, confituras. En boca presentan intensidad alta, tanicidad alta, posgusto persistente y armónico.