La bodega Lagunilla

blogerredas 10 Marzo, 2011 0



Felipe Lagunilla Martín fue el encargado de fundar la bodega en 1885, a la cual la denominó con su propio apellido. Desde ese momento, se desarrolló toda el arte de la elaboración, la crianza y la comercialización del vino. Este último punto es uno de los más complicados en este rubro, debido a que no es muy simple introducir un producto en el mercado y poder competir de manera directa con otros elementos que están hace muchos años. El fundador es Riojano y fue parte de una de las luchas más grandes e intensas contra la filoxera, al enaltecer la viticultura Riojana. Por este motivo, el sujeto recibió el título de Comendador de número de la Orden del Mérito Agrícola. Eso ocurrió en 1916, y el hombre que se ocupó de darle la distinción fue Rey Don Alfonso XIII.

La administración de Lagunilla vinos estuvo a cargo siempre de la propia familia, y como consecuencia y fruto del trabajo intensivo, se consolidó como una de las Bodegas de mayor prestigio dentro de La Rioja. Luego, en 1973 apareció el Grupo Croft. El mismo pertenece a UDV que es la división de bebidas de la multinacional Diageo y tomó las riendas de ella. En ese momento, se traslado la bodega hacia la carretera entre Fuenmayor y Cenicero. Además, en ese tiempo se la dotó con instalaciones muy modernas y amplias, que era algo que no se renovaba hacía mucho tiempo en la zona.

Arco Bodegas Unidas compró la firma en el año 1995. En esa época se creó un ambicioso plan de internacionalización y modernización de Lagunilla. Allí, se contó con cinco cooperativas que son líderes de La Rioja, con más de tres mil Has. Esto permitió que se haga una supervisión directa sobre todo en el proceso vitivinícola al completo.